Artículo

La exactitud en el stock de la tienda y el suministro

By Manhattan Staff,
The Retail Inventory Imperative: Store Inventory Accuracy

Un buen suministro omnicanal comienza conociendo con precisión el stock que hay en la tienda. Es esencial para cumplir los compromisos con los clientes de un modo rentable. La tecnología adecuada puede ayudarle a superar los obstáculos relacionados con la exactitud del stock de las tiendas.

Aunque no cabe duda de que el suministro omnicanal es importante para los comercios minoristas modernos, también introduce nuevos riesgos, ya que las tiendas se convierten en una parte fundamental de la estrategia de suministro omnicanal del vendedor. Perder ventas es un riesgo obvio, pero hay otro: el riesgo de decepcionar a los clientes. Si un vendedor minorista promete a un cliente online que un pedido estará listo para recogerlo en una tienda local a una hora concreta, el cliente espera que lo esté. De no ser así, estará frustrado y decepcionado. En el ultracompetitivo mercado actual, eso puede llevar a perder una venta y dañar la reputación de su marca. De hecho, Forrester Research ha calculado que un servicio al cliente deficiente se traduce en unas pérdidas estimadas de 62.000 millones de dólares en ventas abandonadas y perdidas en Estados Unidos cada año[1].

Una buena ejecución operativa puede mejorar la lealtad a la marca, mientras que un mal servicio puede espantar a los clientes. Con el suministro omnicanal, las operaciones de las tiendas son esenciales para garantizar que se cumplen los compromisos adquiridos con los clientes.

Pero es más sencillo prometerlo que cumplirlo, especialmente en el área de la gestión del stock de las tiendas, que es la base de la experiencia de suministro omnicanal. Las tiendas deben convertirse en expertos en la gestión precisa del stock, puesto que ya no está destinado únicamente a ese establecimiento, sino que está disponible para la venta en numerosos canales.

Los comercios minoristas siempre han tenido dificultades para rastrear de un modo preciso el stock. Eso se debe a la complejidad de las tiendas, en las que todo está desembalado y se exhibe por separado, de manera que cientos de personas pueden tener acceso a cada artículo y pueden moverlo (o llevárselo) sobre la marcha. Aunque el caos del stock de una tienda concreta puede causar quebraderos de cabeza y provocar algunas pérdidas e ineficiencias, los únicos perjudicados eran hasta ahora los clientes de esa tienda. Pero el mundo ha cambiado y, hoy en día, una parte considerable de la experiencia del cliente de un comercio minorista depende de la capacidad de este para garantizar que un artículo está disponible para recogerlo en la tienda o para la entrega en el mismo día.

Con el comercio minorista omnicanal, la disponibilidad del producto está expuesta en todos los canales de ventas del vendedor a través de herramientas como los motores de disponibilidad para el comercio y visibilidad del stock global. Los usuarios de esos canales de ventas, como los clientes que hacen pedidos online o los empleados del centro de atención al cliente, dan por hecho que la información publicada es exacta y que el artículo estará allí cuando el cliente pase a recogerlo. El reto consiste en mejorar la capacidad de cada tienda para gestionar de un modo preciso el stock con el fin de que la información proporcionada a los motores de visibilidad del stock global sea cada vez más exacta. Esto, a su vez, mejora la precisión de la información sobre la disponibilidad del producto en la tienda cuando un cliente o un empleado la comprueba a través de Internet antes de completar una compra.

Hay algunas mejoras operativas esenciales que los minoristas pueden llevar a cabo para aumentar la exactitud del stock: la capacitación de los empleados de las tiendas y la automatización del stock en las tiendas.

Mejorar la gestión del stock por parte de los empleados de las tiendas

Los empleados de las tiendas están en primera línea en lo referente a la gestión del stock de los establecimientos. La complejidad de su trabajo crece cada día en paralelo al aumento de las necesidades de suministro. Una mejora operativa básica que los minoristas pueden llevar a cabo es proporcionar a los empleados aplicaciones que simplifiquen, agilicen y faciliten su trabajo de gestión del stock de la tienda.

Mediante la adición de prestaciones de gestión de stock guiadas y basadas en dispositivos móviles, los empleados estarán mejor equipados con información y herramientas que acelerarán su trabajo de gestión del stock y proporcionarán actualizaciones más rápidas sobre este. Además, con un proceso eficiente para gestionar las actualizaciones del stock se eliminan muchos pasos de introducción de datos proclives a errores, lo que mejora sustancialmente la exactitud.

Aplicaciones como Manhattan Store Inventory ayudan a los equipos de la tienda a mejorar la exactitud del stock, lo que impulsa las ventas y reduce los riesgos de que se agoten las existencias. Las prestaciones móviles de recepción y gestión del stock diseñadas para los empleados de las tiendas proporcionan orientación y actualizaciones de datos para una gestión integral del stock, lo que incluye la reposición de la tienda, los pedidos de web a tienda, las retiradas y las transferencias, ya sea por carga, caja, contenedor o artículo. Además, la gestión en tiempo real de los ajustes del stock ad hoc, como los debidos a los desperfectos o a las pérdidas, contribuye a mejorar la exactitud del stock global mediante el control de las disposiciones del stock en tiempo real. Pero la gestión del stock a través de dispositivos móviles es solo el principio.

Automatizar el rastreo y las actualizaciones del stock de la tienda

Aunque ayudar a los empleados a gestionar mejor el stock disponible en la tienda puede suponer un gran avance en cuanto a la exactitud, la automatización completa del rastreo del stock de la tienda con soluciones de IoT como RFID lleva el proceso al siguiente nivel. Auburn University RFID Lab descubrió que, cuando los minoristas hacen que el stock esté disponible con etiquetas RFID, la exactitud del stock de la tienda llega a más del 99 %, mientras que la del stock de las tiendas tradicionales suele ser inferior al 70 %.

Manhattan Order Management y Store Inventory funcionan con lectores y soluciones RFID, como Zebra SmartLens, para obtener automáticamente información de los artículos con etiquetas RFID de la tienda cuando se mueven de un sitio a otro. Cuando un artículo entra o sale de la tienda o cambia su ubicación dentro de ella, el estado del producto se actualiza para ofrecer visibilidad del stock global. Con los datos del stock de la tienda optimizados con la tecnología RFID, la gestión del stock de la tienda alcanza un alto grado de automatización, lo que ayuda a los minoristas a mostrar una disponibilidad de stock mucho más exacta y más rápida a los distintos canales y mejora el rendimiento de las ventas.

Al recurrir al stock de las tiendas y no solo al de los centros de distribución para el suministro de los pedidos via web, los minoristas tienen una excelente oportunidad de satisfacer las insaciables exigencias de comodidad e inmediatez de los consumidores y de reducir a la vez la decepción y las ventas perdidas provocadas por la falta de existencias. La clave para ofrecer diversas opciones de suministro desde las tiendas es proporcionar a cualquier canal de ventas una visibilidad muy precisa de la disponibilidad del stock de la tienda en todo momento. Para lograrlo, los comercios minoristas deben encontrar formas de mejorar la competencia de la tienda para gestionar el stock y aumentar su exactitud con el fin de que los clientes puedan tener la seguridad de que los compromisos adquiridos con ellos siempre se cumplirán.

Entregar en su promesa a los clientes