Artículo

Lograr que la sostenibilidad sea sostenible

By Manhattan Staff,
Making Sustainability More Sustainable

La importancia de la sostenibilidad como objetivo corporativo aumenta año tras año. Hace poco, Manhattan Associates lanzó un nuevo podcast sobre la sostenibilidad en la cadena de suministro y, más concretamente, en el transporte. Abordamos cuestiones como el equilibrio entre la sostenibilidad y la satisfacción de las exigencias de los clientes, la responsabilidad empresarial con respecto a las iniciativas medioambientales y el encaje natural de los sistemas de gestión del transporte (TMS) en la sostenibilidad. Si desea escuchar todo el podcast, puede hacerlo aquí.

¿Sostenibilidad solo en apariencia?

En este podcast, Steve Banker, VP Supply Chain Management de ARC Advisory Group, explica que el 85 % de las compañías incluidas en la lista S&P 500 publican algún tipo de informe de sostenibilidad corporativa. Uno de los principales motivos es que los consumidores y el público general están cada vez más concienciados sobre las iniciativas ecológicas y prefieren hacer negocios con compañías que hagan un esfuerzo por ser más sostenibles.  

Igual de importantes, aunque menos publicitados, son los beneficios de adoptar prácticas sostenibles para los empleados. Según un artículo reciente de Forbes, las investigaciones realizadas demuestran que los trabajadores de las empresas que adoptan medidas relacionadas con la sostenibilidad son un 16% más productivos. Otro artículo publicado en CEO Magazine llega a la misma conclusión y afirma que las iniciativas que favorecen la sostenibilidad dan a los empleados más sensación de tener una meta común, lo que se traduce en un aumento de la motivación y la retención.

Sin embargo, uno de los problemas más importantes a la hora de medir el progreso de la sostenibilidad corporativa es lo que Banker llama “lavado de cara ecológico”, que significa que las empresas se centran en las áreas positivas e ignoran aquellas en las que necesitan mejorar. Por ejemplo, un fabricante de coches está deseando hablar sobre los vehículos eléctricos que produce, pero no sobre la huella de carbono que supone fabricarlos. Y se da una tensión similar en el lado del consumidor. Se dice que las personas más jóvenes y con conocimientos tecnológicos están muy preocupadas por los problemas medioambientales. Sin embargo, son ellos mismos, los compradores que impulsan la revolución del comercio electrónico y que exigen el uso de sistemas de suministro no sostenibles como la entrega al día siguiente y a domicilio.

Recurrir a la tecnología

El comercio electrónico, por su propia naturaleza, es insosostenible. Durante décadas, las empresas cargaban camiones con palés de mercancías y los llevaban a las tiendas. Ahora se envían artículos concretos, a veces de uno en uno a los clientes estén donde estén. Muchas de esas entregas requieren el uso de transporte aéreo, que es el medio de transporte menos respetuoso con el medioambiente. Para poder responder a las crecientes demandas de los clientes, las empresas deben ser flexibles. Pero ¿cómo se combinan estas dos exigencias, la flexibilidad y la sostenibilidad?

En Momentum 2019, la conferencia anual de los usuarios de Manhattan, Eddie Capel CEO de Manhattan Associates tuvo una idea. Sugirió que los minoristas ofrecieran a los clientes la posibilidad de elegir entre una opción de entrega normal y otra que tarde un poco más pero sea más sostenible. Capel confiaba en que, en muchos casos, los clientes estarían dispuestos a esperar unos días más si sabían que eso era beneficioso para el medioambiente.

Banker está de acuerdo con eso. “Eddie Capel dio en el clavo al hablar de esto”, señaló, “y creo que fue el detonante de una idea”.

Banker también cree que el software de cadena de suministro y, en particular, el TMS, está cambiando la tendencia a favor de la sostenibilidad. Las funciones clave de estas tecnologías están diseñadas para hacer lo máximo posible con los mínimos recursos. Todos los beneficios concretos que produce un TMS, menos kilómetros conducidos, menos camiones en las carreteras, rutas más eficientes y la optimización de la carga, contribuyen a las iniciativas de sostenibilidad. Y, lo que es aún mejor, las empresas aumentan sus beneficios y obtienen a la vez un mayor retorno de sus inversiones. Es una situación en la que todos ganan.

Como señaló Banker, “Una empresa mediana que integra un TMS, reduce el gasto del transporte de mercancías en un 8% manteniendo o incluso mejorando sus niveles de servicio. Por tanto, esta es un área en la que la sostenibilidad se alcanza a coste cero. Sinceramente, no entiendo por qué no lo hacen más compañías”.

La clave es colaborar

¿Cómo puede dar los primeros pasos? Banker explica que una buena práctica fundamental es garantizar que los profesionales de la cadena de suministro y del abastecimiento trabajen codo con codo con el equipo de sostenibilidad. En muchos casos, estos grupos están aislados y sus objetivos son incompatibles. La colaboración garantiza que todos los implicados tienen una visión común de lo que se necesita por parte de la empresa y de los objetivos medioambientales que hay que alcanzar. Es así como se producen los cambios reales.

En definitiva, Banker cree que trabajar juntos, utilizar la tecnología y ser ambiciosos generará beneficios en materia de sostenibilidad. “Si desea realizar progresos, márquese objetivos ambiciosos y abórdelos con proyectos de mejora continua año tras año”.

Para escuchar nuestro podcast sobre la sostenibilidad de TMS, haga clic aquí.

Para obtener más información sobre el TMS de Manhattan, visite manh.com/tms.

Referencias:

https://www.forbes.com/sites/serenitygibbons/2019/02/28/3-ways-to-make-sustainability-a-part-of-your-business/#2d4ea7ff6637

https://www.theceomagazine.com/business/management-leadership/the-value-of-sustainability-to-business/

Entregar en su promesa a los clientes