Artículo

4 maneras de implementar los envíos desde la tienda

Por Manhattan Staff,
4 maneras de implementar los envíos desde la tienda

Hace solo unos años, los comerciantes progresistas comenzaron a enviar pedidos de comercio electrónico y de catálogo por medio de sus tiendas, y a despachar esos pedidos con mercancía procedente de estantes y trastiendas. Muchos lo hicieron para deshacerse del exceso de inventario. Otros para acelerar el despacho. Otros más para satisfacer el rápido crecimiento de las ventas en línea sin tener que comprar más inventario.

Independientemente de esas razones originales, los envíos desde la tienda se han vuelto un pilar en las ventas omni-canal. Varios factores están impulsando dicha tendencia, entre ellos:

  • La dificultad para predecir la demanda. En un reciente informe de RSR1, el 60 % de los principales comerciantes coincidieron en que “la manera en que los consumidores emplean los distintos canales para tomar decisiones de compra son impredecibles, pero es importante comprenderla”.Debido a eso, es muy poco probable que lo niveles de inventario de cada tienda estén alguna vez totalmente a punto a fin de evitar el exceso de existencias o las rebajas, y es más probable que el envío desde la tienda siga siendo el “ecualizador” entre la oferta y la demanda en los ámbitos regionales.
  • La reducción del espacio ocupado en las tiendas. Los minoristas que venden múltiples marcas hacen frente a la presión de reducir tanto el espacio ocupado en las tiendas2 como el inventario, con el fin de minimizar las rebajas y afinar las existencias específicas de la tienda de modo que se cumpla la demanda local, pero eso resulta en la fragmentación del surtido completo. Los surtidos localizados pueden llegar a ser un diferenciador competitivo, pero también pueden aumentar la probabilidad de que un cliente desee un artículo que no esté disponible en una tienda local, lo cual resulta en un pedido que salve la venta y se despache desde otra tienda.
  • El envío gratis. Debido a que el envío gratis3 es la promoción popular en línea de hoy, el envío desde la tienda más cercana o desde la tienda con más personal disponible podría mitigar el impacto en los márgenes de los minoristas.

El balancear los envíos desde la tienda con el servicio al cliente y las responsabilidades de venta se ha vuelto una realidad en la vida de las ventas minoristas de los empleados de las tiendas. Las buenas noticias es que es posible lograr que los envíos desde la tienda sean una parte sostenible y más rentable de la nueva normalidad en las ventas minoristas.

Nuestro análisis de ensayo y error a nivel piloto ha revelado cuatro métodos para implementar procesos de envío desde la tienda de manera que sea escalable, eficiente para el personal y fácil para los empleados de las tiendas.

1. Preparación y embalaje de lotes habilitados para dispositivos móviles

Los procesos de envío desde la tienda basados en papel crean carga en los empleados de las tiendas, ya que los aleja de los clientes durante prolongados períodos de tiempo. Al mismo tiempo, las aplicaciones móviles simplistas que procesan un pedido a la vez ocasionan ineficiencias en los flujos de preparación y embalaje. No obstante, si los empleados de las tiendas están equipados con una aplicación móvil que junte inteligentemente tareas similares de varios pedidos (por ejemplo: todos los artículos pedidos que estén en los percheros) y permita que los empleados hagan una pausa y reanuden sus tareas con rapidez, entonces ellos podrán despachar las órdenes con mayor velocidad durante los períodos de inactividad.

2. Despachos basados en tareas y en secuencias espaciales por medio de dispositivos multiusos

Las tareas de envío desde la tienda deben seguir una secuencia lógica y dinámica dependiendo de la disposición de la tienda y de la ubicación del inventario. De hecho, los dispositivos de los empleados de las tiendas deberían ser su GPS virtual en la tienda que los dirija por la ruta más eficiente para preparar los pedidos de envío desde la tienda. Es particularmente importante en las tiendas de departamentos de gran magnitud, donde los múltiples pedidos de cliente llevan a los empleados a distintos departamentos y hasta los últimos rincones de la tienda.

3. Reglas comerciales adaptables que rijan el flujo de los pedidos y la disponibilidad del inventario

Desde el lado administrativo, las operaciones eficientes de envío desde la tienda requieren de un sistema de gestión de pedidos empresariales que permita una visión de 360 grados del inventario, el control de todos los pedidos de cliente en vuelo y una comprensión matizada de las reglas de despacho comercial. Un sistema de gestión de pedidos con esas capacidades ayuda a los comerciantes a determinar:

  • Si los pedidos se deben enviar a las tiendas más grandes o a las más pequeñas con menos tráfico de clientes
  • Las horas del día y los días de la semana que ofrezcan mayor disponibilidad de los empleados de las tiendas
  • Qué tiendas y personal tienen el espacio, el equipo y la habilidad para hacer frente a ciertos requisitos, como los servicios de valor agregado (envoltura de obsequios) y el embalaje especial
  • Hacia dónde no enviar pedidos de envío desde la tienda debido a que pudiera interferir con las promociones a nivel de tienda o con las ventas efectivas de un artículo pedido
  • Qué tiendas tienen mayor probabilidad de caer en cadencia de rebajas debido al exceso de existencias de un artículo particular

4. Mayor precisión y mejor gestión del inventario La visibilidad no es lo mismo que la disponibilidad.

Los comerciantes necesitan la seguridad de que el inventario de las tiendas designado para despachar pedidos realmente está disponible para la venta. Eso es importante a fin de evitar retrasos y cancelaciones en los pedidos, y esencial para mejorar la asignación continua del inventario. Por ejemplo: si en la tienda se sabe en qué momento llegará el inventario y se pueden hacer ventas en base a ese inventario, resulta más eficiente y práctico tomar la mercancía del camión y prepararla para su envío, que si se prepara, embala y envía la mercancía que ya esté en el piso de la tienda.

Las personas, los procesos y la tecnología móvil trabajan mejor en conjunto

Las operaciones de envío desde la tienda que conectan empleados, procesos y dispositivos móviles en armonía prometen ser la nueva normalidad en las ventas minoristas de omni-canal. Con cierta colaboración y la optimización de los procesos operativos estandarizados, los envíos desde la tienda se pueden hacer con eficiencia y generar mayores ingresos netos.

1 El punto ciego digital de las ventas omni-canal (rsrresearch.com)
2 Los minoristas reducen el espacio ocupado al acoger la era digital (smartbrief.com)
3 El futuro de las ventas minoristas es la entrega rápida y gratis (Forbes.com)

Cumpla su promesa con sus clientes