Distribution Overview

Los almacenes y los centros de distribución siempre han sido un torbellino de actividades. El cambio es constante y se requiere que las operaciones se coordinen bien para que todo se mantenga funcionando de manera armónica, mientras que los empleados y el equipo trabajan a un nivel óptimo.

EL COMERCIO ELECTRÓNICO IMPULSA EL CRECIMIENTO EN LAS INSTALACIONES, LOS EMPLEADOS Y LA AUTOMATIZACIÓN

Con el comercio electrónico, las redes de distribución se extienden desde las áreas de recepción de los proveedores hasta las puertas de las casas de los clientes. Muchos centros de distribución que sólo se encargan de la distribución al por mayor o de la reposición en tiendas están adaptando sus herramientas para dar cabida al comercio electrónico. Necesitan tener flexibilidad para atender perfiles de pedidos que varían desde varios palés hasta artículos individuales.

Además, como las expectativas del cliente giran en torno a la rapidez de la entrega, se construyen más centros de distribución que están más cerca del cliente para manejar la creciente cantidad de pedidos de comercio electrónico. El Wall Street Journal señala: "Los comerciantes minoristas y los operadores logísticos están abriendo almacenes a un ritmo nunca antes visto".

Para aumentar la complejidad, un 30 % de los artículos que se compran en línea se devuelven, lo que significa que la rápida disposición del inventario, su recuperación más rápida y el hecho de dar crédito al cliente con más rapidez son capacidades esenciales que deben tener las empresas activas.

Para admitir esos perfiles únicos de los pedidos de comercio electrónico, la cantidad de empleados que se necesita en cada almacén va en aumento, por encima del crecimiento general del empleo. Hacer que esos nuevos empleados sean productivos con rapidez y dotar a los supervisores con tecnología móvil para mantener el control de las plantillas en aumento son aspectos imperativos para el almacén moderno.

Entregar en su promesa a los clientes