Artículo

Sobrevivir a la irrupción de Amazon en el sector alimenticio replanteando la cadena de suministro

By Eric Lamphier,
Surviving Amazon's Grocery Disruption by Rethinking the Supply Chain

Liderados por las ofertas digitales y el comercio electrónico de alimentos de Amazon, una oleada de minoristas ha irrumpido en la industria de la alimentación. A medida que los consumidores muestran un mayor interés en los alimentos frescos, los minoristas responden a los cambios en la forma en que las personas compran alimentos ofreciendo mayor transparencia y más información sobre su aprovisionamiento. Amazon y otros distribuidores están incorporando opciones innovadoras de entrega de alimentos y los consumidores están cada vez más acostumbrados a la compra en línea con entrega en casa o recogida en tienda.

Si bien las ventas de alimentos a través del comercio electrónico actualmente solo equivalen a entre el dos y el cuatro por ciento del mercado, la tendencia apunta al alza. Se prevé que las ventas de alimentos online alcancen el 20 por ciento del mercado en 2025, ya que los minoristas de alimentación tradicionales y disruptivos (como Amazon, Walmart y Target) continúan perfeccionando y madurando la eficiencia de la cadena de suministro de alimentos.[1]

Esta irrupción ha cambiado las reglas. Si los vendedores no suministran los alimentos más frescos de la granja a la tienda lo más rápido posible, y con tantas opciones de entrega como sea posible, los consumidores inevitablemente recurrirán a los competidores que satisfagan estas necesidades.

Impulsar la eficiencia de la cadena de suministro mediante la integración de mano de obra, procesos y tecnología

Para trabajar según las bases de la estrategia de comercio electrónico y agilizar el transporte de los productos frescos a las estanterías, los minoristas de alimentos deben implementar una cadena de suministro sin interrupciones en todo el centro de distribución. Los recursos humanos, los procesos y la tecnología deben sincronizarse para garantizar la eficiencia operativa, la optimización en tiempo real y la capacidad de gestionar tanto pedidos tradicionales como de comercio electrónico.

Recursos humanos

Al aceptar pedidos de comercio electrónico, muchos centros de distribución de alimentos tropiezan debido al cambio de mentalidad que se requiere del personal de almacén. En lugar de simplemente mover palets de productos enlatados o cajas de refrescos, el personal debe procesar los pedidos de comercio electrónico (incluidos los artículos frescos) de manera diferente. Es posible que el personal deba procesar múltiples pedidos individuales en cajas en los centros de distribución tradicionales o incluso procesar los pedidos en un centro de distribución que sea más específico para el comercio electrónico (como un almacén oscuro), con lo que el almacén debe cambiar de enfoque y centrarse en el comprador de alimentos.

Un centro de distribución de alimentos debe formar al personal y agilizar el trabajo mediante:
  • Implicación del personal: Si se incentiva el rendimiento, se ofrece formación especializada (para la preparación de los productos perecederos, por ejemplo) y se proporciona una tecnología fácil de usar (como dispositivos móviles que dictan flujos de trabajo y utilizan imágenes para identificar artículos nuevos a la hora de seleccionarlos), se mejora la productividad del personal.
  • Integración del personal y las máquinas: Aprovechar un sistema de ejecución de almacén (WES) integrado dentro de su sistema de gestión de almacén (WMS) puede ayudar a orquestar toda la automatización y a optimizar su integración con las tareas del personal.
  • Optimización de la asignación y utilización del personal:La previsión de la demanda ayuda a optimizar la mano de obra permanente y temporal y las horas extra, a la vez que permite evaluar el impacto de diferentes escenarios de ubicación de personal analizando posibles situaciones.

Proceso

El comercio electrónico desafía los procesos tradicionales de los centros de distribución de alimentos. Un WMS debe centrarse en las áreas que eliminan las ineficiencias en el almacén y mejoran los procesos, como por ejemplo:
  • Seguimiento del producto: Facilitar a los proveedores de materias primas visibilidad compartida de datos importantes ayuda a gestionar lotes, rastrear eventos, mejorar la inspección y abordar lo antes posible los problemas de producción o envío que afectan a los productos frescos.
  • Programación de citas y gestión del almacén: Los retrasos y las citas perdidas provocan retrasos en los productos y contratiempos en la descarga. Incluso un retraso de unas pocas horas puede afectar seriamente la entrega de productos frescos al cliente.
  • Optimización del diseño del centro de distribución: La optimización de las ubicaciones de almacenamiento y la capacidad de asignación a través de un diseño de distribución multi-temperaturas ayuda a mantener los productos frescos y listos para su preparación.
  • Flujo continuo de pedidos: Este concepto innovador combina la preparación de pedidos por lotes y sin lotes simultáneamente para que pueda continuar procesando los pedidos de reposición de la tienda de alimentación a la vez que satisface los pedidos individuales de comercio electrónico.
  • Optimización de la gestión del transporte: Desde adaptarse a las condiciones climáticas hasta optimizar la carga y descarga, un sistema de gestión de transporte (TMS) puede aprovechar los datos en tiempo real para asegurarse de que se anticipa a posibles interrupciones o cambios en la demanda. Además, un TMS ofrece una selección del transportista de varios modos, como por paquetes, flotas privadas y servicios del transportista.

Tecnología

La tecnología que ejecuta las operaciones del centro de distribución de alimentos a veces puede aislarse y separarse, especialmente a medida que aumentan los volúmenes de pedidos multicanal. Esto genera conflictos y confusión. La integración de la automatización para que todo funcione en conjunto permite planificar con mayor facilidad los próximos movimientos, optimizar la prioridad de los pedidos y su cumplimiento. Los objetivos son maximizar el rendimiento y la velocidad de los productos frescos desde el almacen hasta el consumidor. El aumento de la eficiencia en todos los canales y herramientas de automatización brinda una ventaja competitiva a la hora de suministrar artículos frescos y pedidos individuales.

Durante las temporadas altas, la tecnología adecuada también facilita la incorporación de personal temporal. Los centros de distrubución de alimentación modernos aprovechan los dispositivos de vanguardia con pantallas táctiles similares a los smartphones, que ayudan al personal a aprender a utilizarlos y adaptarse a ellos rápidamente, y que prescriben flujos de trabajo y brindan asistencia, como imágenes que ayudan a la identificación de los artículos a la hora de prepararlos. Este tipo de tecnología ayuda al personal a pasar del transporte de cajas pesadas tradicional a la preparación de pedidos individuales y a centrarse en las demandas únicas de procesamiento de pedidos que plantea el comercio electrónico. Estos dispositivos también facilitan la gestión del cambio, el control de la calidad y la exactitud del inventario.

Replantearse la cadena de suministro de alimentos para el comercio electrónico

Su centro de distribución de alimentos ya cuenta con los ingredientes adecuados para satisfacer la demanda del comercio electrónico. Ahora, debe reconsiderar y optimizar la forma en la que todos los elementos operativos de su cadena de suministro (el personal, los procesos y la tecnología) trabajan juntos para conquistar la nueva realidad de múltiples canales. Herramientas innovadoras, como un WES incorporado o un Order Streaming, organizan todas las actividades de procesamiento de pedidos en un almacén de alta velocidad. Sin estas herramientas, los vendedores tendrán dificultades para mantener su competitividad si no pueden proporcionar la selección de productos más frescos y diversos de la manera más rápida y cómoda posible. Una cadena de suministro ágil y eficiente es esencial, y ahora existen las herramientas para hacerla realidad.

Entregar en su promesa a los clientes