Artículo

La importancia crítica de la continuidad de la cadena de suministro

By Manhattan Staff,
The Critical Importance of Supply Chain Continuity

En momentos como este, nos damos cuenta lo interconectados y la interdependencia que existen en nuestro planeta. Mientras el brote de coronavirus sigue afectando a economías, empresas e individuos de todo el mundo, el papel y la continuidad de las cadenas de suministro son más importantes que nunca. 

Desde mantener los artículos de primera necesidad disponibles en los supermercados hasta garantizar que los pedidos online se entreguen a tiempo a quienes son vulnerables o están confinados, el contexto actual subraya lo esenciales que son en el siglo XXI las cadenas de suministro para nuestras vidas. La resiliencia y la capacidad de reacción de la cadena de suministro se evidencian al permitir el flujo de suministros críticos a nuestras comunidades.

Generalmente, hablamos de la cadena de suministro como de una entidad singular, pero en realidad está compuestas de muchas partes diferentes y de un gran equipo humano. Al igual que los héroes que trabajan en hospitales y residencias, los empleados de las cadenas de suministro, desde los operarios de las líneas de montaje a quienes preparan los pedidos y a los conductores que los entregan, también trabajan en primera línea para garantizar que la vida y el comercio siguen avanzando en estos momentos tan difíciles.

Ya antes de la pandemia de coronavirus, los centros de distribución (DC) hacían malabarismos para llevar puntualmente las mercancías hasta su destino con unas plantillas cada vez más reducidas. Cuando se limita aún más la mano de obra disponible por el confinamientos de países enteros, medidas de aislamiento y distanciamiento social, los desafíos para las cadenas de suministro se vuelven abrumadores.

A pesar de estos retos, las cadenas de suministro, la tecnología que las sustenta y las personas que las hacen funcionar son más necesarias que nunca para nuestra sociedad. Ahora que las empresas, los empleados y los consumidores se preparan para hacer frente a las repercusiones de las medidas de confinamiento, reponer las mercancías esenciales y de primera necesidad en los estantes se convierte en una prioridad.

En respuesta al pico de demanda debido a la pandemia global, los vendedores minoristas y las empresas de comercio electrónico están aumentando sus plantillas en el almacén y en la red de distribución. A su vez, los centros de distribución están usando su tecnología de gestión de almacén para evaluar el inventario, predecir los picos de demanda y coordinar las rotaciones de los turnos de sus empleados con el fin de mantener funcionando sus cadenas de suministro.

Además, los minoristas están modificando sus inventarios y sus recursos entre los distintos canales. Por ejemplo, debido al enorme crecimiento de los pedidos de comercio electrónico, los vendedores minoristas están haciendo que un porcentaje mayor del inventario de sus tiendas esté disponible para las compras online. Ante el cierre de un número cada vez mayor de tiendas físicas, algunos de estos minoristas están asignando a los empleados de las tiendas tareas de suministro de pedidos online.

Más allá del protagonismo ganado por productos como el papel higiénico y el desinfectante para manos, todo esto nos transmite un mensaje serio: la continuidad de la cadena de suministro es esencial para mantener una mínima apariencia de normalidad durante esta pandemia. El mundo está siendo testigo de la creatividad, la inventiva y la dedicación de este sector clave. Estamos conociendo historias heroicas de empresas que aplican soluciones creativas para hacer frente a unos niveles de demanda sin precedentes y llevar estos artículos esenciales a quienes más los necesitan.

Entregar en su promesa a los clientes