Artículo

Medidas adoptadas en los centros de distribución para mantener activa la cadena de suministro

By Peter Schnorbach,
How distribution center employers are keeping the supply chain moving

En medio de la pandemia de COVID-19, los centros de distribución de todo el país están desplegando una actividad febril. Mientras muchos de nosotros nos refugiamos en nuestros hogares, los trabajadores de los almacenes suministran un altísimo número de pedidos de artículos tanto esenciales como no esenciales. Cada día se exponen al riesgo de contagio para mantener activas las cadenas de suministro y proporcionar a los consumidores confinados en casa todo lo que necesitan. ¿Qué medidas están adoptando las empresas para proteger a sus empleados? ¿Qué están haciendo para animar a los trabajadores de los centros de distribución a acudir al trabajo? ¿Y qué efectos pueden tener estas medidas temporales en el futuro de la gestión del personal de los almacenes?

Crear un lugar de trabajo más seguro

La prioridad de las empresas con las que hemos hablado es proteger la salud de sus empleados y garantizar su seguridad en el entorno de trabajo. Sin embargo, resulta cada vez más difícil trabajar en un centro de distribución y seguir estrictamente las recomendaciones de distanciamiento social. Sea cual sea el tamaño del almacén, hay cientos de personas trabajando en un espacio limitado. Estas son algunas de las medidas que las compañías están adoptando para crear un entorno de trabajo seguro:

  • Suministrar mascarillas, guantes y desinfectante para manos
  • Tomarles la temperatura a los trabajadores antes de entrar en el centro de distribución
  • Escalonar los descansos para evitar aglomeraciones
  • Desinfectar los contenedores cada vez que atraviesan el almacén
  • Desinfectar las unidades de RF y los auriculares y limitar su intercambio entre trabajadores
  • Mantener las puertas abiertas para que los trabajadores puedan entrar y salir sin tocarlas
  • Algunas empresas rocían desinfectantes en todo el almacén a intervalos regulares

Desde el punto de vista de la tecnología, Labor Management (LM) está contribuyendo a mejorar la comunicación entre los supervisores y los empleados, además de automatizar el proceso de gestión de las horas escalonadas de los descansos.

Los empresarios están siendo especialmente empáticos con sus empleados, ya que ellos, como sin duda nosotros, valoran que estas tareas fundamentales y heroicas se sigan llevando a cabo todos los días. Ese agradecimiento se está complementando, además, con un aumento del salario por hora, e incentivos y bonificaciones para recompensar a los trabajadores por la carga adicional de trabajo, y con la aplicación de medidas de prevención de riesgos para fomentar la asistencia.

Un pico de demanda inesperado

La naturaleza de esta crisis ha obligado a una buena parte de la población mundial a recluirse en sus casas. Eso significa que, tanto si nos gusta como si no, ahora casi todos compramos a través de Internet. Como era previsible, esto ha llevado a que se disparen los pedidos de comercio electrónico y ha generado un pico de demanda inesperado en los almacenes.

Las empresas están usando la tecnología LM para medir la posible disminución de la productividad causada por los nuevos procedimientos de seguridad. Sin embargo, a diferencia de otros picos de demanda anteriores en los que las soluciones LM se centraban principalmente en el rendimiento y la productividad de los trabajadores, la prioridad, en este momento, es la seguridad de los empleados. Curiosamente, incluso con las precauciones adicionales implementadas, no se ha registrado una disminución de la productividad. Los esfuerzos destinados a lograr que los empleados se sientan valorados parecen ser un factor crítico para mantener un alto nivel de motivación.

¿Qué tiene reservado el futuro para los trabajadores de los centros de distribución?

Obviamente, es demasiado pronto para saber con certeza lo que sucederá cuando remita la pandemia. Antes de su inicio, la mayor parte de las ventas minoristas se producía en las tiendas. Las tiendas constituyen una parte esencial de las estrategias de venta de la mayoría de los minoristas y, una vez que se reabran, muchos consumidores estarán encantados de volver a ellas. Sin embargo, para muchos compradores, la facilidad y la comodidad de comprar online, algo que habrán podido constatar a lo largo de varias semanas confinados en casa, convertirán esta opción en su alternativa preferida en el futuro. Esa tendencia incrementará aún más la demanda de comercio electrónico y, por consiguiente, de trabajadores para los almacenes.

Dado que ya escaseaba la mano de obra en los centros de distribución y que la prioridad en este momento es el reconocimiento del esfuerzo de los empleados, es lógico pensar que, en el futuro, estos tendrán unas expectativas más altas. Probablemente, ofrecer prestaciones adicionales será un factor clave para reclutar y retener mano de obra para el centro de distribución. Probablemente, los sueldos, que actualmente son, por necesidad, más elevados se incrementarán a niveles superiores a los existentes antes de la pandemia. De ser así, la tecnología de LM puede desempeñar un papel importante a la hora de compensar unos salarios más altos con un aumento de la productividad.

En Manhattan Associates, esperamos con impaciencia el día en el que los gerentes de los almacenes puedan centrarse en estas cuestiones que surgirán tras la pandemia. Por ahora, seguiremos apoyando y agradeciendo el trabajo que los empleados de los centros de distribución están haciendo en todo el mundo. Cada día ponen en riesgo su salud por el bien general y mantienen, de forma tangible, la economía para que millones de personas puedan obtener lo que necesitan en estos momentos difíciles.

Entregar en su promesa a los clientes