Artículo

La influencia del COVID-19 en la industria de la venta minorista

Por Manhattan Staff,
COVID-19’s Influence on the Retail Industry

A medida que avanza la situación del COVID-19, la línea de acción más segura es reemplazar las actividades que se realizan en persona por alternativas en línea. Vemos esta situación de primera mano en el mundo de la venta minorista: una gran cantidad de tiendas tradicionales y que operan físicamente han cambiado temporalmente a la venta en línea.

El refugiarse en casa también ha llevado a un aumento inesperado de la necesidad de contar con métodos de cumplimiento relativamente nuevos como el envío a domicilio y la recogida en la acera. 

Debido a la demanda altamente divulgada de cientos de miles de trabajadores para depósito y envío, es evidente que el comercio minorista, al por mayor e industrial se están movilizando para dar soporte a este cambio de demanda generado por los consumidores.

Antes de los eventos recientes, el comercio electrónico ya era el segmento de la venta minorista de más rápido crecimiento. En 2019, el comercio electrónico representó el 56,9% del crecimiento total de las ventas minoristas en EE. UU. (según Digital Commerce 360). Según las previsiones de Retail Economics, se espera que, en 2028, las ventas en línea alcancen el 53% de todas las compras en el Reino Unido. Sin embargo, es probable que el COVID-19 acelere este cambio y, con él, la necesidad de contar con tecnologías que permitan a los vendedores minoristas maximizar las oportunidades en línea de la manera más eficiente, ecológica y rentable.

Lograr un equilibrio entre las personas y la tecnología

La actividad de comercio electrónico está definitivamente en alza, incluso en países que tradicionalmente dudaban de hacer compras en línea. Sin embargo, muchas marcas aún están trabajando en alistar las tecnologías necesarias para lograr que el comercio omnicanal funcione correctamente.

Puede haber hasta diez pasos necesarios a la hora de completar un pedido de comercio electrónico: desde la recepción y confirmación del pedido del cliente hasta el envío de listas de selección a los depósitos y la búsqueda de los artículos por parte de los operarios; el empaque y despacho de los pedidos; y, finalmente, el envío, la recepción y las potenciales devoluciones de dichos pedidos. Es un proceso laborioso y se lleva a cabo mejor si hay un equilibrio entre las personas y la tecnología.

Teniendo en cuenta esto, continúa la siguiente incógnita: ¿los vendedores minoristas tienen todos los sistemas preparados para gestionar el cumplimiento en línea y en tienda de manera fluida y efectiva?

Un panorama a largo plazo en evolución

Si la pandemia del COVID-19 continúa durante meses, es posible que veamos un impacto a largo plazo en el equilibrio entre las ventas físicas y en línea. A medida que los consumidores se acostumbran más a comprar en línea, es posible que cambien parcialmente sus hábitos de compra a largo plazo.

Debido a las medidas de cuarentena que entraron en vigencia y, por lo que parece, seguirán estándolo en el futuro próximo, el comercio electrónico se ha vuelto la norma temporalmente. No obstante, los vendedores deben seguir anticipándose a lo que será un futuro pos-COVID-19: ¿los consumidores volverán a las tiendas en el verano?, ¿se acelerarán las tendencias de compra en línea? o ¿existirá la posibilidad de que haya un efecto de doble rebote que haga que los compradores vuelvan a las calles en masa una vez que se eliminen los toques de queda? Los vendedores minoristas deben considerar todas estas interrogantes durante los próximos meses.

El cambio en los hábitos, acelerado por el virus en solo unos meses, ha consolidado el argumento comercial para expandir métodos híbridos de cumplimiento que combinen el comercio electrónico con los recursos de tiendas; y estos, a su vez, ayudarán al comercio minorista a cambiar, escalar, ajustar y responder cuando las cosas vuelvan a la normalidad.

Si bien muchos vendedores minoristas han estado observando el crecimiento de su negocio de comercio electrónico, los eventos mundiales han acelerado de manera significativa e inesperada el sector de más rápido crecimiento de la venta minorista. Lo que venía creciendo rápidamente ahora lo hace a una velocidad increíble, y lo que venía cambiando de manera acelerada ahora lo hace de forma vertiginosa.

Las empresas que demuestren agilidad y se amolden al cambio en este nuevo mundo son las que tendrán más éxito. El comercio electrónico efectivo y los métodos híbridos de cumplimiento jugarán un papel importante en el manejo de la crítica situación actual y ayudarán a impulsar la industria del comercio minorista una vez que todo vuelva a la normalidad.

Cumpla su promesa con sus clientes