Artículo

Los centros de distribución se ponen a la altura para superar desafíos sin precedentes

Por Adam Kline,
Distribution centers rise to meet unprecedented challenges

La pandemia del COVID-19 ha puesto de relieve a las cadenas de suministro. Hasta hace poco, una buena parte del mundo jamás se había parado a pensar cómo llegaban los artículos de los fabricantes a los estantes de las tiendas. Sin embargo, el pánico de los consumidores en torno del brote del coronavirus generó una amplia escasez en las tiendas, y la cadena de suministro global empezó a ser noticia de portada.

Las empresas y las personas que están al frente de la cadena de suministro están haciendo un trabajo heroico para garantizar que los artículos correctos lleguen al lugar indicado en el momento preciso. Manhattan Associates es el socio tecnológico de la cadena de suministro de muchas de las principales marcas del mundo, así que tenemos la suerte de ver estos esfuerzos heroicos de primera mano. Estas son algunas observaciones sobre los desafíos que nuestros clientes han enfrentado y cómo los están superando.

Un pico de coronavirus

Sin lugar a dudas, los centros de distribución están haciendo lo imposible para cumplir con enormes cantidades de pedidos. Actualmente, los artículos esenciales como comida, agua, medicamentos, dispositivos médicos, productos para mascotas, entre otros, están en escasez. Las necesidades cada vez más apremiantes y las compras motivadas por el pánico han creado el equivalente a una demanda de temporada alta en muchas industrias. Las empresas normalmente saben cuándo será su temporada alta y planifican según sea necesario. Pero la situación actual apareció de la nada: se requiere incrementar la cantidad de personal para las operaciones, y se debe hacer de forma segura y, a la vez, es necesario maximizar el rendimiento.

En la actualidad, la principal consideración en los almacenes es la salud y seguridad de los trabajadores. Los centros de distribución tienen un espacio limitado, de modo que mantener el distanciamiento social no es posible en todos los casos. Sin embargo, un sistema de gestión de almacenes (WMS) puede ayudar con las medidas de seguridad que se están implementando. Nuestros clientes están aplicando las siguientes estrategias: división de turnos, uso del sistema para limitar la cantidad de empleados por zona o pasillo, modificación de las rutas de recolección en función de la seguridad y no de la productividad, e higienización del equipo del almacén de manera regular. Todas las medidas son en pos de proteger el bienestar de los empleados.

Muchos clientes con los que hemos hablado nos cuentan que han tenido que agregar personal, lo cual requiere incorporaciones y capacitación. Durante un pico normal, se puede organizar a los grupos grandes de empleados y se capacita a todos juntos. Actualmente, se suman empleados nuevos sobre la marcha; muchos vienen de industrias de servicios o de centros de distribución donde la demanda ha caído. Es fundamental actualizarlos y formarlos de manera eficiente. A los centros de distribución que usan interfaces intuitivas les ha resultado más sencillo convertir al nuevo personal en trabajadores productivos.

Agilidad dentro del almacén

Hay gran urgencia dentro de la cadena de suministro para obtener artículos como guantes y mascarillas, ventiladores, medicamentos, papel higiénico y alimentos básicos. Las compras motivadas por el pánico han reducido las existencias por debajo de los niveles normales. Como todos hemos visto, hay muchos artículos que apenas logran llegar a los estantes de las tiendas antes de que se agoten. Por eso, los centros de distribución han tenido que ser lo más ágiles posible para que todo siga funcionando.

Las capacidades de cross-dock y de flujo continuo siempre han sido fundamentales para que la recepción, la descarga y la distribución del producto sean rápidas. Los clientes informan que, actualmente, son aún mayores las cantidades de inventario que van de los remolques entrantes a los salientes con manejo adicional mínimo. Mientras los pedidos de comercio electrónico aumentan exponencialmente, muchos clientes han debido ajustar las operaciones de sus centros de distribución. La capacidad que antes se destinaba a los envíos para las tiendas (incluso en centros de distribución minoristas completamente especializados) se está transformando temporalmente para hacer frente al gran incremento en los volúmenes del comercio electrónico. A nivel tanto operativo como sistemático, se requiere una increíble flexibilidad para poder manejar las diferencias entre el suministro en comercio electrónico y el minorista.

En la actualidad, la agilidad operativa también puede incluir la utilización flexible de activos de producción más allá del personal humano, tales como robots y automatización. La robótica y la automatización no se ven afectadas durante una pandemia, no deben respetar el distanciamiento social y pueden complementar a los trabajadores de los centros de distribución en diversas tareas. Contar con un WMS que pueda integrar a la perfección una serie de opciones de robótica es definitivamente una ventaja y, también, una forma confiable de prepararse para futuras crisis.

Una cadena de suministro llena de héroes

En Manhattan, estamos impresionados por las empresas y las personas que hacen largos turnos durante esta realidad inquietante para lograr que la vida y el comercio sigan fluyendo normalmente. Nos inspiran su determinación e ingenio y les estamos totalmente agradecidos. Seguiremos brindándoles nuestro apoyo de todas las maneras posibles mediante la tecnología y la experiencia. Así, a medida que surjan nuevos desafíos, los superaremos juntos.

Cumpla su promesa con sus clientes