Blog

La sostenibilidad de la cadena de suministro comienza con la eficiencia

27 Octubre, 2022

A primera vista, una conferencia sobre la cadena de suministro en el comercio minorista no parece ser la fuente más obvia de ejemplos de sostenibilidad y de modelos de pensamiento verde. El transporte de bienes como soporte del comercio mundial ha sido positivo para la sociedad, pero ciertamente no se lo puede contar como una victoria ambiental.

Pero si lo observamos desde otra perspectiva, es exactamente allí donde deberíamos perseguir la sostenibilidad y buscar modelos de pensamiento más amigables con el medio ambiente. Si bien los comerciantes minoristas clasifican sus emisiones de carbono en emisiones de Alcance 1 al 3, es en la cadena de suministro a mayor escala (Alcance 3) donde tal vez hay más espacio para introducir mejoras y donde se pueden obtener las mayores ganancias en lo que respecta a la reducción de la huella de carbono.

Yo soy de los que consideran que la sostenibilidad comienza con la eficiencia, al menos en lo que a negocios respecta.

A esta altura, todos los directivos de la cadena de suministro del comercio minorista saben que la ineficiencia en la adquisición, el encargo y el transporte de bienes alrededor del mundo fue uno de los mayores desafíos para las empresas en la era de la pandemia, por lo que no debería ser difícil convencerles de que se trata de una buena área en la cual enfocarse.

Brian Kinsella, vicepresidente sénior de gestión de productos de Manhattan, reveló a la audiencia de Manhattan Exchange EMEA, en Berlín, que buena parte del trabajo que Manhattan viene realizando durante los últimos 20-30 años para incorporar nuevas tecnologías de la cadena de suministro al mercado “está indirectamente relacionado con la sostenibilidad”.

Desde hace tiempo, las intenciones de innovación de la compañía son “conducir menos kilómetros, utilizar embalajes más eficientes y realizar envíos a los clientes con más eficacia”, destacó. Customer-controlled fulfilment, que forma parte del conjunto de nuevos productos tecnológicos que ahora están disponibles para los clientes minoristas de Manhattan, también cuenta con algunas referencias notables en materia de sostenibilidad.

Brinda a los clientes “la oportunidad de modificar sus pedidos para reducir las probabilidades, la frecuencia y el volumen de devoluciones”. Esos envíos innecesarios son una excelente manera de vigilar esa huella de carbono, a medida que los comerciantes minoristas desarrollan estrategias ambientales, sociales y de gobernanza más amplias y, posiblemente, buscan reformar la manera en que operan en conjunto.

“Si se logra una reducción sustancial de eso, son muchos los envíos fuera de circulación”, expresó Kinsella.

El medioambiente es importante

Eddie Capel —director ejecutivo de Manhattan— y su equipo se aseguraron de que la administración más sostenible de la cadena de suministro y la optimización formaran parte de la agenda de la conferencia Exchange 2022. Todos los comerciantes minoristas que se presentaron destacaron la importancia de aportar su grano de arena en lo que a la reducción de la huella de carbono respecta.

Desde Aldi Sud —que hizo una rara aparición en público— y su mención de la necesidad de incrementar la eficiencia de la cadena de suministro, hasta Scotch and Soda que tocó el tema de la necesidad de reducir el impacto ambiental de la industria de la moda, se nota que este es un tema que merece la atención de los líderes del comercio minorista.

Capel considera que son muchas las áreas a tener en cuenta si se trata de la cadena de suministro y el medioambiente. Y, por supuesto, la gestión de almacenes es un excelente punto de partida.

Capel expresó que reducir las distancias de transporte de los bienes y la cantidad de aire de los camiones y contenedores es clave. “Si podemos lograr eso, podremos tener un gran impacto en la sostenibilidad del planeta”, sostuvo.

Si se guardan los productos de un tamaño apropiado en cajas del tamaño adecuado, es posible cargar más cajas en los camiones. Capel recomienda empezar por ahí, para luego continuar con problemáticas como la gestión del transporte, la reducción de los kilómetros recorridos y la optimización de las rutas.

“Esto requiere tecnología y procesos que la respalden para que sea eficaz”, dice; o “que todos los sistemas de Manhattan funcionen en conjunto de manera organizada”.

Un "tira y afloja"

Sin duda, los cambios paulatinos que se están produciendo y que llevan a una mayor transformación y a una reducción a gran escala de la huella de carbono son admirables, pero llevará tiempo hasta que estos comiencen a abordar los problemas más grandes que enfrenta el planeta. Se dará un gran salto en la agenda medioambiental cuando se reduzca el uso de combustibles fósiles y se los quite del circuito comercial.

Muchos comerciantes minoristas han asumido el compromiso de reducir su uso de transporte impulsado por combustibles fósiles en el transcurso de la siguiente década, lo cual favorecerá enormemente los esfuerzos que se están realizando en toda la industria para reducir las emisiones de carbono.

Pero otro gran obstáculo en el progreso de la agenda medioambiental es la actitud de los consumidores. En la primera jornada de Exchange, Manhattan presentó un estudio que revela que el 51% de los consumidores indicó que los esfuerzos ambientales o por la sostenibilidad son una prioridad o un factor importante a la hora de elegir dónde y a quién comprar.

Esto es muy común. Los consumidores siempre dirán que es importante si se les pregunta.

El mismo estudio revela también que el 26% de los comerciantes minoristas consideran que la creación de una cadena de suministro más sostenible y con más consciencia ambiental es una de sus tres prioridades principales para 2023.

Con tales cifras, hay fuertes motivos para seguir haciendo grandes inversiones que permitan satisfacer a los clientes desde una perspectiva ambiental. Sin embargo, la realidad de la situación presenta muchos más matices que los titulares de esas estadísticas.

Henri Seroux, vicepresidente sénior de Manhattan EMEA, reconoció que los humanos son complicados y, en ocasiones, contradictorios.

“Nos la pasamos pensando en todo aquello que queremos mejorar, pero de pronto nos enamoramos de un producto y lo queremos en nuestra puerta a las 10 a.m.”, comentó, destacando los desafíos que enfrentan los comerciantes minoristas para ser ecológicos y poder brindar a los clientes el servicio que desean.

Sin dudas existe una dicotomía en lo que los consumidores desean cuando se trata del comercio minorista amigable con el medioambiente. Por ello, las marcas y los comerciantes minoristas tienen dificultades para resolver ese tema.

“Invertimos en tecnología para brindar educación y la posibilidad de elegir a nuestros clientes”, explicó Seroux, quien además agregó que es “un gran momento” para que las personas se unan a compañías de tecnología “e inventen sistemas para un mundo mejor”. En este momento, es allí donde se pueden generar los cambios importantes.

Ahí están, entonces, unos cuantos ejemplos de un pensamiento más verde en una conferencia sobre la cadena de suministro. Como explicó Capel en un artículo de Green Retail World del año pasado, la sostenibilidad y el medio ambiente deben ser una prioridad en la agenda de todas las organizaciones. Su equipo ofrece al mercado tecnología que ayuda a que los comerciantes minoristas puedan aplicar esa idea a sus operaciones existentes. Y está disponible ahora mismo.

Entregar en su promesa a los clientes