Es en momentos como este cuando tomamos conciencia realmente de lo interconectados que estamos y lo interdependientes que somos. El brote de COVID-19 afecta a economías, empresas e individuos de todo el mundo. En estas circunstancias, las cadenas de suministro y la tecnología que las sustenta son más importantes que nunca.

Sabemos que no podríamos sobrevivir a la pandemia de COVID-19 sin el esfuerzo desinteresado de las personas que libran este combate en primera línea. En Manhattan queremos recordar, además, a todos los integrantes de la cadena de suministro que no son visibles y que permiten a la primera línea a seguir luchando y ayudan a las empresas a garantizar que la vida y el comercio siguen avanzando en estos momentos tan difíciles.

Entregar en su promesa a los clientes