Artículo

La automatización flexible ofrece mejores operaciones en centros de almacenamiento y suministro

Por John Santagate,
Flexible Automation Delivers Improved Warehouse and Fulfillment Center Operations

El auge del mercado para el comercio electrónico y el cumplimiento directo al consumidor (D2C, por sus siglas en inglés), junto con un mercado laboral desafiante, está ejerciendo una gran presión sobre las compañías para mejorar las operaciones de los centros de almacenamiento y suministro. Sin embargo, la mayoría de las organizaciones que compiten en este espacio no tienen la escala o el presupuesto para invertir en la automatización completa.

Entonces, ¿cómo pueden esas compañías competir con éxito en una industria cada vez más automatizada? Una respuesta es una inversión en automatización flexible habilitada por la robótica móvil autónoma (AMR, por sus siglas en inglés) moderna.

Visión general del mercado de AMR

Desde 2012, el mercado de robots móviles autónomos se ha disparado. Hay docenas de proveedores, cada uno con una forma, característica o función única, que proporcionan almacenes y centros de suministro con AMR. Esta tecnología está asumiendo gran parte del movimiento de materiales y está ayudando a mejorar drásticamente las operaciones de muchas maneras. De hecho, una encuesta de mercado reciente realizada en IDC encontró que más del 70% del tiempo, la tecnología robótica de servicios comerciales produjo mejoras de dos dígitos en productividad, eficiencia y capacidad.

Capacidad de flexión más asequible

Históricamente, cumplir con los flujos de trabajo de demanda máxima significaba flexionar la capacidad agregando personas al problema. Cuantas más personas había en el almacén o centro de suministro, mayor era la capacidad. Sin embargo, en el mercado laboral actual, esto se convierte en un desafío significativo y en una propuesta muy costosa. La escasez de trabajadores en la actualidad ha aumentado la competencia por el trabajo disponible y ha aumentado los costos laborales temporales.

La AMR aborda este desafío completando tareas que los humanos tradicionalmente habrían manejado, como empujar carros o, en algunos casos, recoger de estantes. Esto permite que las personas se centren en otras actividades de mayor valor. Y debido a que muchos de los proveedores de AMR están dispuestos a proporcionar a sus robots "como un servicio", los clientes ahora pueden implementar robots adicionales a pedido. Así, las compañías pueden escalar sus operaciones sin la necesidad de aumentar la capacidad a través del trabajo. La mayoría de los AMR no están diseñados para reemplazar a las personas. Más bien, aumentan el grupo de trabajo existente e impulsan un mayor rendimiento y eficiencia.

Tecnología más allá de la AMR

El mercado para los robots que pueden manejar la recolección de unidades también está creciendo, en parte debido a su uso del modelo de entrega de Robot como un servicio. Aquí también, los proveedores están implementando su tecnología con una inversión inicial mínima, lo que permite a los usuarios demostrar el valor y pagar por el uso. Es un modelo que puede ofrecer una mayor capacidad, productividad y eficiencia de manera asequible, así como un infinidad de otros beneficios.  Los robots móviles con brazos pueden realizar la recolección de unidades, las células de trabajo del brazo robótico pueden colocarse en la clasificación y transporte para la recolección de unidades, y los robots equipados con lectores RFID pueden automatizar la gestión de inventario.

Tanto los brazos robóticos como los robots móviles son capaces de interactuar en colaboración con las personas en el entorno de DC y estos flujos de trabajo híbridos de "robots colaboradores" prometen una flexibilidad y ganancias de productividad significativas. La capacidad de los robots para aprovechar los sensores, la visión y la inteligencia artificial para detectar y responder, en tiempo real, a su entorno ha sido una fuerza que impulsó su rápida adopción. Muchos de estos robots están diseñados específicamente pensando en la seguridad, lo que garantiza interacciones beneficiosas y controladas con las personas que también participan en los procesos. De hecho, la seguridad ha sido uno de los aspectos más importantes a medida que la automatización flexible y la robótica se comercializan.

La interacción robótica no se detiene en la interacción hombre-máquina.  Los procesos de negocio en los centros de almacenamiento y de suministro son dirigidos por WMS. La integración total no siempre es un requisito para usar robots, pero es una buena práctica. De hecho, cuanto más fácil sea habilitar la integración entre la robótica y WMS, más fácil será implementar y beneficiarse del uso de robots: Manhattan Associates ha reconocido esta tendencia y ha incorporado un WES justo dentro de su WMS a fin de optimizar la coordinación del hombre y la maquina en el almacén. Además, la integración entre robots y WMS ayuda a entregar datos relacionados con los procesos que de otra manera serían inalcanzables o suboptimizados a través de esfuerzos manuales.

La palabra final

En todo el panorama de proveedores, la AMR es capaz de realizar una variedad de funciones en el almacén que incluyen movimientos autónomos de material y manejo de productos. A pesar del rápido aumento en el interés y la implementación de la robótica, todavía estamos en los inicios del mercado. Todavía falta una gran cantidad de crecimiento, especialmente porque aquellas compañías que han evitado la automatización, debido a restricciones presupuestarias o de otro tipo, reconocen los beneficios potenciales y se dan cuenta de que el futuro de esta industria se habilitará, en cierta medida, mediante la automatización flexible.

El siguiente artículo analizará las innovaciones específicas de la tecnología humana que influyen en la forma en que se realiza el trabajo en el almacén.

Cumpla su promesa con sus clientes